CONSEJOS PARA MEJORAR TUS RESULTADOS EN TEST PSICOTÉCNICOS APTITUDINALES

 Los test psicotécnicos son pruebas que permiten apreciar aptitudes o capacidades. No debes tenerles miedo, ya que no ofrecen una dificultad extrema, solo requieren mucha práctica.

 

 

 

¿Piensas que alguna de estas pruebas son tu talón de Aquiles?

Hay personas a las que de forma innata se les da muy bien. Otras encuentran una mayor dificultad en alguno de sus tipos (operaciones matemáticas, atención, la memoria visual...), pero en general no tienen problema.

 

¿Eso significa que tengo que desistir, que no hay solución?

Ni mucho menos. No te debes preocupar.

 

Todos tenemos facilidades para unas cosas y para otras no. Pero la capacidad de dar respuesta a este tipo de test de un modo eficiente y siendo competitivo con el resto de opositores al tenemos todos.  Sólo tenemos que aprender a desarrollar esta capacidad.

 

Cuál es el mejor truco para tener facilidad en este tipo de pruebas es:

 

Hacer muchos test.   

Realmente es el truco que sirve para todo: trabajo, trabajo y trabajo.

 

Eso sí, organizado y tutorizado por personas cualificadas y con capacidad pedagógica.

 

Hacer muchos baterias de test psicotécnicos aptitudinales en sus distintas modalidades, aprender trucos para una rápida resolución, averiguar como llegar a la respuesta correcta del modo más rápido y con menos fatiga mental, entrenarse.... Todo esto se consigue haciendo muchos test.

 

Hacemos un simil.Preparar examenes y test aptitudinales para oposiciones

Tocar la guitarra es dificil, hay que coordinar muchos músculos a la vez, pisar correctamente las cuerdas, seguir el ritmo adecuado.... Muchas cosas a la vez.


Hay quién en poco tiempo puede empezar a tocar dicho instrumento, pero el resto de mortales necesitamos otros dos ingredientes para conseguir el éxito:

trabajo (practicar -tocar la guitarra)  y constancia.


 

Si trasladamos este ejemplo a la realización con éxito de los test aptitudinales el resultado de la ecuación es el siguiente:

trabajo (practicar - realizar muchos y diversos test) y constancia.

 

Consejos para enfrentarte con éxito a un test psicotécnico:   

Como ya hemos dicho, estos test miden nuestras capacidades, si sabemos cuál es la capacidad que mide cada uno y la trabajamos tendremos más posibilidades de enfrentarnos con éxito a ellos.  Tendrás que reforzar tu memoria, agilizar tus cálculos, e incluso controlar tus nervios (para controlar los nervios lo más aconsejable es dominar un buen método de relajación).   

 

Estas son las aptitudes que están presentes en los test y lo que debes hacer para trabajarlas:   

  • Aptitudes Verbales: se miden por medio de ejercicios de ortografía, sinónimos, antónimos, analogías verbales, vocabulario. Debes repasar el vocabulario, sobre todo los términos que guardan entre sí relación de sinonimia y antonimia y han aparecido en convocatorias anteriores, así como las palabras de ortografía dudosa o semejante. En cuanto a la ortografía hay que dar un repaso a las reglas ortográficas, poniendo especial atención a la acentuación de palabras monosílabas, acentuación de demostrativos, palabras que llevan doble "c", diptongos, palabras con doble grafía, palabras con "x", etc Te aconsejamos que hagas pequeños juegos mentales, por ejemplo, mientras ves los anuncios de la televisión, puedes escoger una palabra cualquiera e intentar buscar mentalmente un mínimo de tres sinónimos y tres antónimos. Acostúmbrate a buscar en el diccionario todos los términos que desconozcas o aquellos de los que tengas dudas en cuanto a su significado, no solo ampliaras tu vocabulario, sino que mejorarás tu preparación.   
  • Aptitudes Numéricas: se trata de operaciones elementales y problemas sencillos de razonamiento numérico. Debes repasar, antes de enfrentarte a los test psicotécnicos, las operaciones con decimales, problemas sencillos de reglas de tres, problemas de tantos por cien, planteamientos con letras, listados de operaciones recordando el orden de las prioridades (primero los paréntesis y corchetes si los hay, luego potenciación y radicación, multiplicación y división en el orden que aparezcan, por último suma y resta). En tu vida diaria seguro que hay muchos momentos en los que puedes practicar, puedes sumar los números de las matrículas mientras viajas en el autobús o caminas, al número resultante puedes añadirle otros en una progresión de dos, tres...y así con  todas las operaciones matemáticas. Con la entrada en vigor del euro es un buen momento para que practiques la regla de tres, la división, las operaciones con decimales...  
  • Aptitudes de Razonamiento abstracto: se trata de series de números, de letras, de figuras, dominós, monedas, etc. En las series de números puede aparecer cualquier operación, pero lo normal es que sean sumas y restas, multiplicaciones y divisiones, prefiriéndose siempre la lógica más sencilla. Si los ejercicios son de series de letras, lee bien las instrucciones, ya que aunque lo normal es usar el abecedario de 27 letras, hay series en las que se usa el antiguo de 29. También te pueden mandar eliminar cualquier letra, o pedir algo distinto que no sea continuar la serie. El resto de ejercicios de razonamiento con dibujos, dominós o monedas, es semejante, siempre hay que buscar la lógica implícita y aplicarla. Igual que en los casos anteriores te aconsejamos que intentes aplicar estas operaciones a tu vida cotidiana, que idees juegos mentales que te permitan practicar, aunque en este caso lo mejor es que dispongas de bastantes test para practicar.  
  • Capacidad de retención: Memoria visual, memoria auditiva, memoria lectora. En este sentido las pruebas de este tipo que suelen entrar a formar parte de un test psicotécnico son las de "memoria visual", que consisten en memorizar objetos o figuras y luego reproducirlas y las de "memoria lectora", que consisten en leer palabras o números y luego reproducirlos. Estos ejercicios exigen sobre todo mucha atención y también memoria. Hay ejercicios mentales que te permiten desarrollarla ya que lo que necesitas para enfrentarte a ellos es mucha atención.  Puedes practicar visualizando algún objeto durante un tiempo determinado, aléjalo después de tu vista e intenta recordar cómo era con todos sus detalles, incluso puedes escribirlo en un papel, después coge de nuevo el objeto y compara lo que has escrito con las características reales del objeto. Luego ve ampliando esta práctica a un armario, un coche, una habitación, un paisaje... también puedes practicar en tu vida diaria, fíjate bien en las personas e intenta después recordar cómo son, intenta dar cada vez más detalles. Estas pruebas son, como ya te hemos dicho, de atención, exigen una buena concentración.