La prueba de personalidad cada vez adquiere más importancia en los procesos de oposición:

  • como prueba eliminatora en algunas oposiciones junto con las pruebas psicoprofesionales (competencias) y
  • definiendo la entrevista en procesos que no es eliminatoria (como guardia urbana de Barcelona)

 

  • Consejos prácticos psicotécnicos personalidad. 

  Debemos definir la personalidad humana como una combinación de habilidades mentales, intereses, actitudes, temperamentos y otras diferencias individuales en pensamientos, rendimientos y comportamientos.

 

   La personalidad es una diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de otra.

 

   Es así también la relación existente entre el temperamento y el carácter de la persona. Es decir, su forma de comportamiento, sus actitudes, su ideología y su forma particular de afrontar las circunstancias que le rodean.

 

   Lo que se pretende con las pruebas de personalidad es examinar el carácter o rasgos normales o desajustes de una persona; estos rasgos pueden ser de estabilidad emocional, de tensión, de ansiedad, de introversión, de extroversión, de narcisismo, egocentrismo, depresión, etc….

 

   La personalidad es tu forma específica de responder (más o menos estable) ante las situaciones. Por lo tanto no existen contestaciones malas o buenas; pues todos tenemos distintos puntos de vista de ver las cosas.

 

   Así pues, uno de los criterios a seguir, ante las preguntas del entrevistador será; responder con la más absoluta sinceridad, cualquier falseamiento repercutiría en contra.

 

No olvides contestar ninguna pregunta, puedes invalidar el cuestionario. Todas las preguntas deben ser contestadas. 

 

Responde todas las preguntas en el orden que se presentan. Es aconsejable no dejar preguntas para el final, ya que puedes equivocarte al contestar o no tener tiempo al final de la prueba para buscarlas, volver a pensarlas y contestar. 

 

Recuerda que el psicotécnico de personalidad retroalimenta directamente la entrevista, de él dependerá el tipo de entrevista que realizará el tribunal. 

 

  • Aptitudes ante los cuestionarios.

      En las respuestas, no debes detenerte demasiado para contestar, ni titubear, hay que contestar con espontaneidad, seguro de tí mismo en la respuesta y no a medias tintas. Debemos de tener en cuenta que muchas de las preguntas que se nos hacen, se nos van a volver a repetir de igual manera; por eso aconsejamos que aunque es la última parte del proceso selectivo donde no se nos da tiempo para realizarlo y el opositor se relaja, esto puede dar lugar a controversias en las contestaciones que haremos a preguntas similares distanciadas en el test.

 

     En los cuestionarios de personalidad, las respuestas que se dan; suelen ser de varios tipos que van desde el contestar: verdadero, falso o un termino intermedio de ambos.

 

  • Principios a tener en cuenta:

    La tranquilidad es pues uno de los principios a tener en cuenta en la realización de estas pruebas de personalidad, ya que la rapidez en finalizar deteriorará y perjudicará la calidad de las respuestas.

 

   Este principio de tranquilidad es el que debe residir ante todo; pues la tensión y los factores estresantes nos llevarían a contestar con dudas y a no entender bien las preguntas, creando en nosotros estrés y confusión en nuestras respuestas.

 

   La sinceridad es pues otro de los principios que residen en estos cuestionarios a la hora de contestarlos, pues estos suelen tener indicadores, que delatarán esta falta de sinceridad.

 

   La concentración, es otro de estos principios; pues cuando más concentrados estemos, mejor contestaremos a las cuestiones formuladas y que como antes hemos aludido se suelen repetir.

 

   En cuestión, hay que tener confianza consigo mismo, no tener tensiones y pensar que lo que se le va a pedir; es su opinión sobre cuestiones diferentes.

 

   No trates de dar una imagen forzosa y demasiado perfecta de tí mismo. Lo mejor es dar una imagen intermedia, con defectos que poseen la mayoría. 

 

Recuerda que no buscan superhéroes, solo personas normales con las aptitudes necesarias y la motivación para el puesto de trabajo.