Hoy, desde cualquier perspectiva práctica, se estudia la personalidad como un conjunto de rasgos que definen de un modo mas o menos estable, la clase de emociones, las formas de pensamiento, las conductas, las formas de adaptación, etc., que caracterizan a un sujeto.

Concretando aún más, podemos definir la personalidad como la organización relativamente estable de características estructurales y funcionales, innatas y adquiridas que forman la conducta con que cada individuo afronta las distintas situaciones, es decir, aquello que una persona hará cuando se encuentre en una situación determinada.

Uno de los elementos constitutivos de la personalidad es el rasgo, entendiendo por tal una tendencia a reaccionar, relativamente permanente y amplia.

 

Desde esta perspectiva, la personalidad se describe e incluso se puede medir en función de un conjunto de rasgos, para lo que utilizamos los test de personalidad.

Entre la amplia variedad de cuestionarios de personalidad existentes en el mercado, y empleados tanto en el ámbito clínico como en el campo de la selección de personal, cabe señalar algunos de muy frecuentemente utilización en nuestro país:

- 16 PF. - Cattell
- PERFIL PERSONAL DE GORDON (PPG).
- CUESTIONARIO DE PERSONALIDAD DE EYSENCK (EPQ).
- CUESTIONARIO DE PERSONALIDAD DE CALIFORNIA (CPI).

Las normas de aplicación, corrección e interpretación de estos test son muy estrictas, quedando reservada su inteligencia a profesionales experimentales (psicólogos).

Este tipo de pruebas suelen constar de un número bastante elevado de preguntas con respuestas de elección múltiple. Cuando se administra una prueba de personalidad a una persona, ésta lee cada una de las preguntas, después se las hace a sí misma y emite una respuesta que casi siempre tendrá algún grado de distorsión, de deformación, porque nadie es absolutamente objetivo, sobre todo al hablar de sí mismo.

El consejo más importante que se le puede dar a la persona que va a cumplimentar el cuestionario es que se esfuerce en ser lo mas sincero posible en sus respuestas, ya que, de no ser así, su falta de sinceridad quedaría reflejada en los resultados del test (casi todos los test de personalidad poseen escalas adicionales que miden factores como Sinceridad, Distorsión Motivacional, Negativismo, etc.) y esto afectaría negativamente en su puntuación final.

Otro consejo muy valioso para el opositor es que procure decantarse en las respuestas, es decir, que intente no dar respuestas neutras (A VECES), o dar las menos posibles, ya que de no ser así, en la interpretación de los resultados se obtendrá un perfil "gris", nodará sufienciente información para que sepan cómo es su personalidad y esto puede verse también como un intento de distorsionar las respuestas por parte del opositor