Qué no debes hacer en una entrevista

 

1. Llegar tarde

Aunque pueda parecer una obviedad, debemos saber perfectamente dónde va a tener lugar y cuánto vamos a tardar en llegar allí. Lo mejor para evitar otro elemento estresante llegar con tiempo de sobra, aunque tengamos que dar una vueltas hasta que llegue la hora acordada.  

 

 2. Improvisar

Piensa que la entrevista acostumbra a ser una de las últimas pruebas del proceso de oposición, debes prepararla entrevista como si se tratara del último examen de tu vida, todos sabemos que no es fácil llegar a ella.

Recuerda tener información sobre el cuerpo al que te presentas, a pesar de haber hecho exámenes de temario pueden preguntarte el número de galones que tiene un mando, qué conoces del cuerpo al que te presentas…

 

3. Vestir de forma inapropiada

Nuestro aspecto físico es importante, no es necesario ir disfrazado (no estaremos a gusto y eso se nota) pero sí correctos en función de la oposición a la que nos presentamos.

En nuestros cursos os damos consejos en función de la oposición y los mejores y peores colores que podemos llevar.

 

4. Intentar decir lo que crees que el entrevistador quiere oír

Los entrevistadores valoran positivamente la sinceridad del entrevistado y conocen técnicas para reconocer las mentiras.

Si nos limitamos a recitar lo que consideramos que el entrevistador quiere oír perderemos naturalidad y sonaremos forzados.  

 

5. Intentar “vender tu libro”

Nuestra experiencia nos ha enseñado que a veces el opositor tiene en mente dar una información que considera es relevante para el proceso y no pierde oportunidad de decirla, aunque no sea el momento.

Este hecho nos hace perder puntos, debemos responder lo que nos preguntan, pero también es importante no olvidar aquella información relevante que nos hace “ganar puntos”, por eso es muy importante preparar la entrevista de forma individual y personalizada en función de tu perfil de personalidad y saber concretamente en qué momento podemos introducir aquello que nos interesa comentar.   

 

6. Criticar compañeros, jefes, otras organizaciones o la administración a la que te presentas.

El entrevistador puede pensar que provocas problemas o tienes problemas de adaptación, dificultades para trabajar en equipo... (aunque no sea el caso)

 O simplenente que de aquí a un tiempo estarás criticando el organismo al que accedas.

 

7. Hablar de temas non gratos

Aunque parezca una obviedad, no debemos entrar en temas relacionados con tendencias sexuales, política, eventos deportivos ni racismo.

Recuerdo la respuesta de un candidato en el siguiente caso práctico de un cuerpo policial:

  • “está Vds. en un evento público como policía y se acerca un ciudadano para decirle que le han robado la cartera, ¿qué hace?
  • Respuesta: busco si hay personas de la etnia “X”
  • No hay personas de esa etnia.
  • Respuesta: pues de la etnia “Y”

 

 

No creo necesarias más explicaciones, aunque leyendo ahora pueda parecer exagerado, los nervios pueden traicionarnos y nuestra actitud no puede verse influida por estereotipos negativos ni ideas que puedan entrar en discordancia con el tribunal.